jueves, 6 de diciembre de 2018

Crítica: Roma

LXVI FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN:
"Alfonso Cuarón, entendiendo todo lo que supone en su vinculación puente entre México y la industria hollywoodiense, ha labrado una filmografía singular, pero sin duda su obra más personal y arriesgada prevalece en el recuerdo del año 2002: "Y tu mamá también", película nacida en el seno de su México natal. Es precisamente a donde vuelve, a su entorno, para labrar su última obra. La historia de su infancia, de su familia, de su nani, en un viaje a los 70 absolutamente único. La película aborda el valor de la niñera en su realidad más intima, en conexión con la definición de un México en revolución, en contradicción, en construcción. La cámara sigue el periplo de esta mujer, símbolo de revolución, y de identidad de un país absolutamente transformado por los devenires del más agresivo capitalismo estadounidense. Es admirable como Cuarón fascina con la creación de esta bellísima estampa, que entre la intimidad y la presencia social dibuja un valiente ejercicio emocional, que rezuma nostalgia por todos lados. Si es cierto que los alardes de grandilocuencia del realizador mexicano a veces nos desvían del corazón de la historia en pro de ciertas muestras de efectismo, que más que provocarnos admiración, enfrían la sólida paleta de colores calidos que maneja la película. Una película que, apoyada en una factura técnica notable, en especial una hermosa fotografía y un trabajo de ambientación encomiable, y abordada por la complicidad de un reparto mágico, destacando a su maravillosa protagonista Yalitza Aparicio, y a una sólida y desgarrada Marina de Tavira, consigue emerger entre sus mínimos defectos, y formular un retrato único, por su belleza, por su verdad, y por su capacidad de viaje. Viaje hasta las entrañas de un país incomprendido y vilipendiando por propios y extraños."
Lo mejor: La belleza y sensibilidad de la película y la absoluta magia del reparto.


Lo peor: Ciertos efectismos que nos desvían de las entrañas de la historia.



NOTA: 8(****)

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Quiniela Definitiva Nominaciones 33º Premios Goya 2019



















Mejor película:
1. Campeones
2. Carmen y Lola
3. El reino
4. Todos lo saben
5. Entre dos aguas

Alternativa: Petra

Mejor dirección:

1. Javier Fesser "Campeones" 
2. Rodrigo Sorogoyen "El reino"
3. Asghar Farhadi "Todos lo saben" 
4. Jaime Rosales "Petra"

Alternativa: Isaki Lacuesta "Entre dos aguas"

Mejor interpretación masculina protagonista:

1. Antonio de la Torre "El reino"
2. Javier Gutiérrez "Campeones"
3. Javier Bardem "Todos lo saben"
4. José Coronado "Tu hijo"

Alternativa: Roberto Álamo "Alegría tristeza"

Mejor interpretación femenina protagonista:

1. Penélope Cruz "Todos lo saben"
2. Bárbara Lennie "Petra" 
3. Lola Dueñas "Viaje al cuarto de una madre"
4. Alexandra Jiménez "Las distancias"

Alternativa: María León "Sin fin"

Mejor interpretación masculina de reparto:

1. Antonio de la Torre "La noche de 12 años"
2. Luis Zahera "El reino"
3. Eduard Fernández "Todos lo saben
4. Juan Margallo "Campeones"

Alternativa: José María Pou "El reino"

Mejor interpretación femenina de reparto:
1. Bárbara Lennie "Todos lo saben" 
2. Anna Castillo "Viaje al cuarto de una madre"
3. Natalia de Molina "Quién te cantará" 
4. Ana Wagener "El reino"

Alternativa: Marisa Paredes "Petra"

Mejor dirección novel:

1. Arantxa Echevarría "Carmen y Lola" 
2. Celia Rico "Viaje al cuarto de una madre"
3. Raúl de la Fuente & Damian Nenow "Un día más con vida" 
4. Jota Linares "Animales sin collar"

Alternativa: Nicolás Pacheco "Jaulas"

Mejor actriz revelación:

1. Eva Llorach "Quién te cantará"
2. Zaira Romero Morales "Carmen y Lola"
3. Rosy Rodríguez "Carmen y Lola"
4. Gloria Ramos "Campeones"

Alternativa: Carla Campra "Todos lo saben"

Mejor actor revelación:

1. Jesús Vidal "Campeones"
2. Jaime Lorente "La sombra de la ley"  
3. Joan Botey "Petra" 
4. Moreno Borja "Carmen y Lola" 

Alternativa: Alfonso Tort "La noche de 12 años"

Mejor guion original:
1. Javier Fesser & David Marqués "Campeones"
2. Isabel Peña & Rodrigo Sorogoyen "El reino"
3. Arantxa Echevarría "Carmen y Lola" 
4. Jaime Rosales, Clara Roquet & Michel Gaztambide "Petra"

Alternativa: Asghar Farhadi "Todos lo saben"

Mejor guion adaptado:

1. Amaia Remírez García, Damian Nenow, David Weber, Niall Johnson & Raúl de la Fuente "Un día más con vida"
2. Paul Laverty "Yuli"
3. José Luis Cuerda "Tiempo después"
4. Álvaro Brechner "La noche de 12 años"

Alternativa: Borja Cobeaga & Diego San José "Superlópez"

Mejor canción original:

1. "Una de esas noches sin final", de Javier Limón (Todos lo saben)
2. "Este es el momento", de Coque Malla (Campeones)
3. "Lo saben", de Lucas Vidal & Antonio Orozco (The Best Day of My Life)
4. "Cuando salga el sol", de Raül Refree (Entre dos aguas)

Alternativa: "No me ves", de Manuela Vellés (Alegría tristeza)

Mejor música original:

1. Alberto Iglesias "Yuli"
2. Mikel Salas "Un día más con vida"
3. Lucas Vidal "El árbol de la sangre"
4. Olivier Arson "El reino"

Alternativa: Fernando Vacas "Tu hijo"

Mejor dirección de fotografía:
1. Álex Catalán "Yuli"
2. José Luis Alcaine "Todos lo saben"
3. Kiko de la Rica "El árbol de la sangre"
4. Josu Inchaustegui "La sombra de la ley" 

Alternativa: Alejandro de Pablo "El reino"

Mejor dirección de producción:
1. Alejandro Tovar & Manuel Limón "Yuli"
2. María Liaño "La sombra de la ley" 
3. Edmonch Roch & Toni Novella "Yucatán"
4. Marta Sánchez de Miguel "Superlópez"

Alternativa: Edmond Roch & Toni Novella "El cuaderno de Sara"

Mejor dirección artística:

1. Juan Pedro de Gaspar "La sombra de la ley"
2. Laia Colet "Yuli"
3. Antón Laguna "Yucatán"
4. Balter Gallart "Superlópez"

Alternativa: Benjamín Fernández "El hombre que mató a Don Quijote"

Mejor sonido:

1. Sergio Bürmann, Oriol Tarragó & Marc Orts "Superlópez"
2. Eva Valiño, Pelayo Gutiérrez & Alberto Ovejero "Yuli"
3. Oriol Tarragó "Un día más con vida"
4. Roberto Fernández & Alfonso Raposo "El reino"

Alternativa: Arman Ciudad, Charly Schmukler & Alfonso Raposo "Campeones"

Mejor montaje:

1. Nacho Ruiz Capillas "Yuli"
2. Alberto del Campo "El reino"
3. Javier Fesser "Campeones"
4. Elena Ruiz Guitart "El árbol de la sangre"

Alternativa: Alberto de Toro "Superlópez"

Mejor diseño de vestuario:
1. Clara Bilbao "La sombra de la ley"
4. Cristina Rodríguez & Alberto Valcárcel "Superlópez"
3. Tatiana Hernández "Yucatán" 
4. Lena Mossum "El hombre que mató a Don Quijote" 

Alternativa: Mercè Paloma "El fotógrafo de Mauthausen"

Mejor maquillaje y peluquería:

1. Raquel Fidalgo, Noé Montes & Alberto Hortas "La sombra de la ley"
2. Montse Sanfeliu, Jesús Martos & Lucía Solana "Superlópez"
3. Beatriz López Zurimendi & Pedro Rodríguez "Pedrati" "Errementari (El herrero y el diablo)" 
4. Sylvie Imbert, Amparo Sánchez & Pablo Perona "El hombre que mató a Don Quijote"

Alternativa:  Karmele Soler & Sergio Pérez Berbel "Yuli"

Mejores efectos especiales:

1. Lluís Rivera & Laura Pedro "Superlópez"
2. Lluís Rivera & Félix Bergés "La sombra de la ley"
3. Raúl Romanillos & Ferrán Piquer "Yucatán"
4. Reyes Abades & Ingo Putze "El hombre que mató a Don Quijote"

Alternativa: Reyes Abades & Jordi San Agustín "Tiempo después"

Mejor película documental:

1. El silencio de otros
2. Camarón: Flamenco y Revolución 
3. Desenterrando Sad Hill
4. Apuntes para una película de atracos

Alternativa: El proxeneta. Paso corto, mala leche

Mejor película de animación:

1. Un día más con vida
2. Memorias de un hombre en pijama
3. Bikes The Movie
4. Azahar

Mejor película iberoamericana:

1. Roma (México)
2. La noche de 12 años (Uruguay)
3. Las herederas (Paraguay)
4. El ángel (Argentina)

Alternativa: Matar a Jesús (Colombia)

Mejor película europea:
1. Cold War (Polonia)
2. El hilo invisible (Reino Unido)
3. Dogman (Italia)
4. Girl (Bélgica) 

Alternativa: Happy End (Francia)

Mejor cortometraje de ficción:
1. Matria
2. Cerdita
3. 9 pasos
4. Una noche con Juan Diego Botto
5. El niño que quería volar

Alternativa: Silencio por favor

Mejor cortometraje documental:
1. Gaza
2. Kyoko
3. El tesoro
4. 592 metroz goiti

Alternativa: Wan Xia. La última luz del atardecer

Mejor cortometraje de animación:
1. El olvido
2. La noria
3. Soy una tumba
4. Viacruxis

Alternativa: Cazatalentos

Goya de honor: Chicho Ibáñez Serrador

jueves, 29 de noviembre de 2018

Crítica: Entre dos aguas

LXVI FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN:
"Con una segunda Concha de Oro bajo el brazo, el reivindicado y a veces complicado Isaki Lacuesta vuelve a deleitarnos con su mejor cine. En esta ocasión, volvemos a ecos pasados, para contar la historia de Israel y su hermano, doce años después de que protagonizaran aquella maravillosa aventura llamada "La leyenda del tiempo". La vida para ambos ha cambiado mucho, sobre todo para Israel, que desde el minuto se impone como el gran protagonista de esta historia. Una historia de calado documental, pero que se mueve con soltura en las claves de la ficción. En ella se cuenta su difícil periplo desde que sale de la cárcel para encontrar el perdón y reconocimiento de su entorno, desde sus seres más allegados hasta el de una tierra tan contradictoria como bella: esa bahía de Cádiz que se erige como un personaje más dentro del relato y nos ayuda a entender las visicitudes de una tierra en continua confrontación de valores e ideas. Sin duda, se le pueden achacar a la cinta varios defectos, entre ellos, una duración excesiva quizás propiciada por el abusivo juego de repetición, así como ciertas subtramas que, en vez de añadir complejidad a la película, nos desvían de ella, conjugando ciertas líneas sobrepuestas. No obstante, por encima de estos defectos y de los riesgos que entraña jugar con historias ya tratadas, la película se erige con firmeza por la bella y honesta mirada de su realizador. Su mimo por los personajes, sus historias y su continua humanidad se convierten en el motor de unos de los ejercicios más admirables del año, que desde la observación y la sutileza construye un retrato repleto de emociones. Emociones condensadas en la mirada, en el gesto y en la palabra de Israel Gómez Romero. Su historia y sobre todo su excelente aporte interpretativo conjugan con elegancia y verdad una composición social y psicológica realmente acongojante. Todo ello labrado al servicio de una historia de una auténticidad abrumadora y que alejada de maniqueísmos y postizos innecesarios construye un viaje insólito a lo más profundo de nuestras emociones."
 
Lo mejor: La honestidad y humanidad de la mirada de Isaki Lacuesta.

Lo peor: Su excesiva duración, propiciada por un excesivo ejercicio de repetición.



NOTA: 8(****)

martes, 27 de noviembre de 2018

Presentación XV Premios Corona 2018

Un año más, los premios Corona vienen a abrir la temporada de premios del cine español. La decimoquinta edición de estos premios marca un antés y un después para esta particular mirada a la producción nacional, quizás cerrando una etapa que se puede dar por concluida. Sobre esta edición: las tres secciones habituales, un nuevo premio y un nuevo homenajeado que engradece la lista de nombres ya premiados. GERARDO VERA, fundamentalmente dedicado a la dirección artística, pero también diseñador de vestuario, director, guionista y actor, entre otras labores, recibe este año el premio honorífico en homenaje a su amplia, variada y rica labor al servicio del cine. Ganador de 2 premios Goya, entre otros premios, presenta numerosos títulos en sus diversas especialidades desde principios de los ochenta, década en la que empezó su labor. Este año, los XV Premios Corona honran su trabajo entregándole este premio, y en torno a él, se crea una nueva categoría de premiación, la mejor dirección artística, muy necesaria para entender el universo estético y visual de las películas. A continuación, las tres categorías competitivas y los títulos a competición, recordando que durante esta semana se puede votar el premio del público (Entre los títulos de la Sección Oficial) enviando vuestro voto privado al correo alberto-161@hotmail.com.

Sección Oficial:
Animales sin collar
Ánimas
Bernarda
Cuando dejes de quererme
Con el viento
Diana
Entre dos aguas
Jaulas
Las distancias
Los amores cobardes
Mi querida cofradía
Oreina
Petra
Sin fin
Tiempo después
Trinta lumes
Trote
Yo la busco

Sección cine documental:
Altamira, el origen del arte
Apuntes para una película de atracos
Barbacana, la huella del lobo
Dantza
El amor y la muerte. Historia de Enrique Granados
El mayor regalo
El misterio del Padre Pío
El proxeneta. Paso corto, mala leche
I hate New York
Jaén, Virgen & Extra
Oscuro y lucientes
Querido Fotogramas

Sección cine europeo:
Border (Suecia)
Colette (Reino Unido)
Diamantino (Portugal)
Leto (Rusia)
Obra sin autor (Alemania)
One day (Hungría)
Pity (Grecia)
The Guilty (Dinamarca)
The Other Side of Everything (Serbia)
Touch Me Not (Rumanía)
Un hombre fiel (Francia)
Utoya. 22 de julio (Noruega)

martes, 13 de noviembre de 2018

Crítica: Dogman

"Inspirándose en un episodio cruento de la historia criminal italiana, Matteo Garrone, habilidoso cineasta en la construcción de espacios sociales capaces de sacudir conciencias y golpear corazones, nos presenta a Marcello, lo que se vendría a definir como un tipo corriente, un hombre habituado a su rutina, respetado por sus vecinos y admirado por su hija. Un hombre sin aspiraciones, pero si amante de su trabajo, la labor de mimar hasta al detalle a cada uno de sus perros. Así es "Dogman", un hombre que al igual que el perro (reiterado símil en la película, siempre firme en la mirada del ánimal que lo contempla) vive en una domesticación aceptada. Se basa en obviar cualquier ápice de salvaje libertad y vivir en una continua pasividad para no enfrentarse a los devenires de una sociedad absolutamente destructiva. Es significativo que, aunque al lado del mar y presente a través del sonido en la cinta, nunca se muestra enfrentado a él, salvo en momentos concretos, símbolo de ese rechazo a lo salvaje que simboliza el agua de la tierra. De igual modo que es interesante apuntar el poder cíclico de esa plaza que encerrada entre los muros de esa sociedad que te defenestra consigue convertirse en elemento de unión y diferenciación del Marcello original y el final. Porque aunque su opción es la sumisión más determinada, la irrupción del arma más salvaje, supone para el personaje protagonista abandonar ese estilo de vida y hacer frente a su naturaleza salvaje, animal, a su libertad como individuo. La presión de ese individuo corrosivo para él y su sociedad, es el arma detonante para construir el cambio de personalidad de Marcello, que al final se encuentra solo. Solo porque aunque se nos ponga a prueba para saltarnos los límites de lo imposible, se nos quiere atados y bien atados, porque esto no es más que una excusa para eliminarnos de ese grupo de insumisos pasivos. Y al final, uno acaba entendiendo el amor que siente Marcello por los perros, pues son ellos los que empatizan con nuestro estilo de vida, y se mantienen leales siempre. Garrone nos regala esta fábula, convertida también en línea definitoria de que esta forma de expresión viene a significar la domesticación de la realidad, y aunque se echa en falta cierta profundidad, y cierto recorrido más interior en la vida de nuestro protagonista y su entorno, se admira una sensibilidad discursiva y una exquisitez formal que la convierten en un ejercicio de notable madurez. La guinda del pastel la pone la magia de la matización que otorga Marcello Fonte a su personaje, confinando un salto mortal en su progresión y su sensibilización compleja de matices. Su inmenso talento pone cuerpo y alma a este personaje tan entrañable como doloroso y síntesis de un tiempo en el que por desgracia somos más esclavos de nuestros actos, que libres en nuestro continuo crecimiento."
 
Lo mejor: El enorme talento de Marcello Fonte y la sensibilidad de Matteo Garrone.


Lo peor: La necesidad de profundizar en las aristas del personaje y su entorno social.


NOTA: 8(****)

jueves, 8 de noviembre de 2018

Crítica: Jurassic World: El reino caído

"Si algún aliciente tenía la nueva película de la saga "Parque Jurásico" era el mando creativo de nuestro Juan Antonio Bayona. El realizador catalán había demostrado tal talento para conformar ejercicios de alta producción y fuerte calado emocional que Spielberg vio en él un firme candidato para dirigir la siguiente entrega de esta mítica serie de películas. Bayona maneja con habilidad una producción realmente compleja por sus amplias dimensiones, y es capaz de conceder cierta originalidad y voz a una obra un tanto arquetípica y desprovista de cualquier sello personal. Sin embargo, las bajezas de un guion anejo a la magia de los primeros precedentes y obsesionado con extraer la máxima rentabilidad posible mediante los juegos de efectismo lastran un conjunto que se ve incapaz de traspasar la barrera del entretenimiento. Es una lástima que el vigor de ciertras tramas secundarias se vea oscurecizo por un hilo principal tan fácil como manido. Con ello, la firmeza del trabajo técnico convierte todo el trayecto en un absoluto entretenimiento pirotécnico, que mantendrá enganchado a la pantalla hasta al más exigente. La completa dimensión sonora y los notables efectos visuales ponen las notas de excelencia a los méritos de esta factura. Una factura que advierte su condición de envoltorio de una película ajena a sus principios poéticos, e inmersa en la imperiosidad necesidad de rentabilidad de la industria hollywoodiense, a pesar del esfuerzo titánico de Bayona por hacer posible lo imposible."
 
Lo mejor: Su abrumador despliegue técnico.


Lo peor: Es más de lo mismo. 



NOTA: 5(***)

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Crítica: El árbol de la sangre

"En 1992, con "Vacas", nacía una voz que partiendo de su contexto, sus raíces y su entorno pretendía adentrarse en un universo onírico, un mundo propio que yendo de la realidad a la fantasía conseguía sintetizar el sentir de una tierra, de un país. A partir de este descubrimiento singular, el cineasta que aquí tratamos consiguió trasladar su magia y su sentir a películas alejadas literalmente de su ópera prima, y así vinieron "La árdilla roja", "Tierra", "Los amantes del Círculo Polar" y "Lucía y el sexo", probablemente su película más pulida. Después, su discurso y su camino tomaron un rumbo desconocido a través del salto a la no ficción mediante "La pelota vasca", una película que se colocaba en el centro del conflicto de un pueblo, y que suponía para Médem un cara a cara con la realidad que tanto tiempo había impregnado sus obras de un modo más o menos intuitivo. Esta película levantó fuertes ampollas, y probablemente fue decivisiva a la hora de formular un cambio en la forma de sentir y crear del cineasta donostiarra. Todo lo que vino después no fue igual, desde la abstracción y exceso de "Caótica Ana" (probablemente una de sus películas más infravaloradas), hasta la prueba y error que supusieron "Habitación en Roma" y "Ma ma", dos ejercicios que intentaban recuperar lo que fue aquel Médem, pero de un modo un tanto pervertido, y sobreactuado, llegando incluso a cotas de cierto ridículo. Ahora, en el 2018, su última aportación cinematográfica parecía que iba a caer en la senda de sus dos últimos trabajos y que ibamos asistir al ocaso de quizás una de las voces más personales de la historia de nuestro cine. Sin embargo, la sorpresa ha sido mayúscula. Aquel Médem que hace 26 años firmara su ópera prima, un absoluto canto a sus raíces a través de un ejercicio inmersivo en su sentir personal como sentir de un pueblo, en torno al caserío, vuelve a este, a través de la mirada de sus dos jóvenes protagonistas, para construir las raíces de una familia, de un pueblo y de una mirada. Y así es, el realizador vasco vuelve a la tierra que le vio nacer, para invertir su discurso y conformar un mundo de surrealismo, un imaginario sentido, que salpica de forma latente una actualidad bañada por años de historia. Médem explora la potencia de un discurso impregnado de emociones, impulsos, exageraciones, de luz, de vida y muerte, de absoluto desasosiego, para explicar con rotunda ferocidad las contradicciones y el amor de un pueblo y de un país de personalidades marcadas, al igual que su voz, deseosa en su reformulación de darle una forma muy especial, cual mirada daliniana. El resultado es un abrumador fuego audiovisual guiado en la firme mirada de Julio, en la complicidad de un maestro de la luz como Kiko de la Rica, en la vibración emocional de la música de Lucas Vidal, que firma su mejor trabajo hasta la fecha, y en las certezas de un reparto absolutamente entregado (atención a la excelente composición de Najwa Nimri) a las delicias de un creador único. Puede que no se alcance la precisión absoluta, o que la verosimilitud no siempre acompañe, e incluso que los pasajes se antojen excesivamente repetitivos, pero lo importante, con sus defectos, es que esta obra recupera la magia y el sentir de un cineasta único, que al fin encuentra la redefinición acertada y certera de su discurso."
 
Lo mejor: El abrumador poder audiovisual de la película, y la maravillosa partitura de Lucas Vidal.


Lo peor: La falta de precisión del conjunto.



NOTA: 7(****)