domingo, 30 de noviembre de 2008

Crítica: Sólo quiero caminar


Sólo quiero caminar: 8(****)
Sé que la película no ha recibido una acogida extraordinaria y que mucha gente la desprecia. Pero, a mi, me ha ancantado. Tano ha sabido estar a la altura del film, algo que no consiguió en Alatriste. La película tiene un montaje extraordinario y resulta además de interesante, muy entretenida. Tiene una combinación de imágenes extraordinariamente entrelazas, con una música de calidad, donde caben el flamenco, como arma de dureza y crudeza. Un guión trabajado y muy bien pensado. En el aspecto sonoro, debo decir que las mezclas han quedado regular, sin embargo, los efectos sonoros están sencillamente maravillosos. El resto de apartados técnicos son muy buenos. En especial, la fotografía de Paco Femenía. Las interpretaciones quizás no son de lo más fuerte de la película, pero no por el meritoso trabajo de los actores, sino porque los papeles no dan para mucho. Diego Luna no cumple las expectativas y se queda a medio camino. Espectacular, Victoria Abril. Ariadna Gil, más bella que nunca, se mantiene en un tono muy lineal durante toda la película. Pilar López de Ayala, sin sorpresas, y a pesar de que su personaje es breve, exprime al máximo su papel, y nos ofrece, una vez más, una brillante interpretación. Elena Anaya, también, muy buena. En general mantiene un ritmo, un ambiente, y una música, que la convierten en el Thriller del año.
Fijáos en la canción final, " Solo quiero caminar ", de Paco Lucía, considerada una de las mejores canciones del flamenco.

Lo mejor: El maravilloso montaje y las interpretaciones femeninas.

Lo peor: La comparación con "Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto" y las mezclas de sonido.