lunes, 1 de febrero de 2010

Crítica: Invictus


Invictus: 10(*****+)
Bajo los sones de la reina Sudáfrica, el film nos traslada a la década de los 90, del siglo pasado, una década importante por diversos acontecimientos, pero sobre todo por la salida de la cárcel de Nelson Mandela, tras 27 años encarcelado. La historia apasionante de un hombre que supo perdonar a los que le hicieron daño, ayudar a los suyos y unir y presidir con aplomo y valentía una gran nación, para transmitir su gran ejemplo por todo el mundo. Un hombre que te hace temblar, un hombre que cambió la historia, un hombre al que amaremos siempre. Desde hace muchos años, el maestro Clint Eastwood se quería adentrar en este proyecto valiente y arriesgado, y por fin se atrevió a llevarlo a cabo, y quien mejor para acompañarle en este viaje, que el actor que siempre había soñado con interpretar a Nelson Mandela, el excelente Morgan Freeman. No solo era un gran proyecto, sino que ha surgido una excelente película, una de las mejores de este año, y una obra que quedará para siempre, maestría pura por los cuatro costados, emociones y sentimientos reflejadas por seres de carne y hueso, no estereotipos. Un film arriesgado, emocionante y convincente, con un guión cargado de emociones y de grandeza, pero este guión triunfa también gracias a la extraordinaria dirección de Clint Eastwood, maestro de directores, cada año sus nuevos trabajos nos enamoran y apasionan, uno de los mejores directores de la historia del cine, sin duda. La factura técnica del film es bastante modesta, pero aún así, se nota un gran trabajo en equipo y un notable esfuerzo por parte de todos los miembros de ese gran equipo técnico, muy acorde es la ambientación, la música es sencilla, tierna y emotiva, la canción "9000 Days" merece estar en la terna de nominadas al Oscar, y el montaje consigue momentos sobresalientes. Pero sin duda este film, es un film de actores, un film arriesgado por su honradez, y por su valentía, todo el reparto, expertos e inexpertos sabe transmitir emoción y humanidad, Matt Damon sin llegar a brillar, interpreta con fuerza y credibilidad. Pero sin duda este film es de ese gran actor llamado Morgan Freeman, podría estar hablando sobre él de forma interminable, pero en resumidas cuentas, consigue realizar el papel de su carrera, él deja de ser Freeman para ser Mandela, transmite emoción, sinceridad y fuerza. La mejor interpretación que hemos visto en lo que llevamos de año, el Oscar debería ser de ese grandísimo Freeman, Sobresaliente y cargado de valentía.
Una obra para el recuerdo, y una maravilla, capaz de transmitir valores que inculcó Mandela por encima de todo, un film capaz de jugar con diversos aspectos de la vida, como el deporte, las obligaciones, y la política, para mostrarnos que todos somos iguales, y ese era y es el principal objetivo de, quizás, la persona más honorable que podamos haber visto en la vida.

Lo mejor: MORGAN FREEMAN, hecho NELSON MANDELA.

Lo peor: Nada.

3 comentarios:

Ismael Cruceta dijo...

Hola Albertaco!! madre mía la pones por las nubes!! estoy deseando verla, me suele convencer bastante eastwood. solo una apreciación, la década de los 90 no fue relevante "sobre todo" por la liberación de mandela. por eso también, pero "sobre todo" me parece exagerar un poco...

Xavier Vidal dijo...

No estoy de acuerdo con muchas cosas. No creo que sea el papel clave de Freeman ni tampoco una de las mejores obras de Eastwood. No quiero estropear la crítica que pronto publicaré, pero Invictus, casi siempre satisfactoria, no debería conseguir ninguna nominación a los Oscar de mañana (quizás salvo a Freeman, pero no a Damon, que, como tu dices, no brilla).

Saludos Albertaco!

Onetwothree dijo...

A mí me pareció que intentó mezclar demasiadas cosas y se notaba que era un encargo con cierto tipo de directrices.

Técnicamente me parece muy buena, haciendo algunas apuestas en cuanto a planos bastante atrevida para lo que es Clint y la foto como dices muy buena, tanto por los paisajes de Sudáfrica como por cierta escena “nocturna”.

Por cierto, en realidad no hay un buen retrato ni político ni humano de Mandela, porque como político sólo se centra en su utilización como vehículo de unificación el Rugby pero de las medidas políticas, sociales y económicas no se habla en ningún momento, y sobre el apartado humano también falla porque se le presenta como un “semi-dios” sólo haciéndole humano con algunos clichés como “el hombre abandonado por su familia”, “su familia es el pueblo de Sudáfrica”, etc..

Por cierto, lo único que me ha fallado aun siendo Clint es esa banda sonora que a veces llega incluso a ser “popera” pero sabíendo quien es el autor casi que se disculpa el no ponerle pegas.

Un saludo.