martes, 18 de enero de 2011

Crítica: Un hombre soltero


Un hombre soltero: 8,5(****)
Sencilla, silenciosa, humana, tierna, lírica...son pocos los calificativos para expresar la gran belleza plástica del film de Tom Ford. Partiendo de una base sólida como es la novela de Christopher Isherwood, se podía empezar con buen pie una ópera prima que ha cumplido y muy por encima de la media. Tom Ford demuestra amor por el arte, sabe moverse entre la plasticidad de lo estético y la sensibilidad humana, mezcla sensaciones, visiones y muestras de una provocación emocionante. "Un hombre soltero" juega con su maravilloso guión, un guión que aprovecha los momentos de intimidad y se zambulle sin recelo en un mar de pasiones, es una historia de luces y sombras, de vivos y muertos, donde todos al fin y al acabo coinciden en su forma de vida y sus frustraciones, todos egoístas de su deseo y anclados por su pena buscan una cercana salida. El trayecto de emociones es conducido no solo por el sólido guión, sino también por una dirección con fuerza y en estado de gracia, así como por un equipo técnico muy sensible y brillante, donde destaca la exquisita ambientación, la recreación histórica es ejemplar, una banda sonora original y emocionante, cada nota penetra en la garganta de cada personaje para sacarle hasta la última emoción, una fotografía deliciosa, la paleta de colores abruma y juega con originalidad en el film, alternando diversos tonos a las emociones, jugando con la dualidad, la contradicción, también destacan el buen montaje, el sonido...Por último destacan unos actores capaces de llevar unos personajes que sorprenden por sus emociones y su belleza artística, el sello de Tom Ford "marca" con fuerza todos ellos, pero sin duda el pilar absoluto es Colin Firth en la mejor interpretación de su carrera, un personaje de emociones, contenido, con una sensibilidad intensa, Colin lo borda de forma sobresaliente, y nos deja totalmente abrumados, acompañando a Firth en este equilibrado y sensacional reparto destaca como siempre una frustrada Julianne Moore que carga de humanidad y emoción a su personaje. Sin duda unos de los films de 2010. Puede que a veces le falte poner los pies en la tierra debido a demasiada estética, pero tiene una sensibilidad en cada escena, en cada imagen, en cada mirada que la convierten en una gran película.

Lo mejor: COLIN FIRTH, la banda sonora y su belleza artística.

Lo peor: A veces se pierde con tanta estética.

4 comentarios:

Ismael Cruceta dijo...

Me encantó, la reseñé ya hace tiempo en Cajón de historias. Creo que fue una de las mejores película que vi el año pasado, la tristeza que consiguió transmitirme, las emociones contenidas. Y, como dices, un Firth y una banda sonora maravillosos.

daniel dijo...

Es una de esas historias que simplmente no se pueden dejar de pasar por alto.. Firth merecia ese Oscar... y no entiendo cómo la banda sonora no obtuvo nominacion...

Te invito a participar en el juego del Nostradamus 2011, este año lo organizo yo, me gustaria contar con tu participacion...

Saludos!

Christian dijo...

"Amor por el arte", esa frase que mencionas creo que es lo que resume a A Single Man. La fotografía es maravillosa, al igual que la banda sonora, una de las mejores, sino es la mejor del año 2009. Y tal como dice Daniel, es Oscar lo merecía Colin Firth. Estuvo magistral.

Primera vez que paso por acá, desde hoy soy un seguidor de este blog.

Saludos!

victor dijo...

Grandiosa película... mi escena favorita: la de Firth y Moore en la casa de ella; brutal, reveladora, frustrante... y la sobervia banda sonora!