jueves, 4 de febrero de 2010

Crítica: La reina Victoria


La reina Victoria: 7(***)
Dulce, tierna, agradable, luminosa...sentimientos muy distintos me provoca esta película, pero sobre todo de Victoria, una película que lleva la Victoria implícita en diversos aspectos del film. Consigue mostrarnos el triunfo, el poder del amor, un tema de gran trascendencia, que no sabemos valorar de forma justa y acorde. A parte de servirnos como lección moral, y como una experiencia innolvidable, constituye un importante archivo histórico sobre "la reina madre". Quizás llega a caer en sensiblerías, tópicos y convencionalismos, y a veces roza lo empachoso, pero sin embargo consigue ser una película más que entretenida, bastante emotiva y placentera. Sabía que podía confiar en Jean-Marc Valleé, tras conseguir una obra redonda con "C.R.A.Z.Y.", confiaba en su capacidad de sacar adelante de forma notable un film histórico. Un film histórico que brilla por su excelente ambientación, el punto fuerte del film, los escenarios, los palacios, las localizaciones son perfectas, los vestuarios muy ricos e increíbles, y el maquillaje y la peluquería aportan otro granito esencial en el apartado ambiental. Los demás aspectos técnicos funcionan de forma correcta, la bella fotografía, el acertado montaje, el excelente sonido y una banda sonora preciosa, que ha pasado desapercibida este año, pero que roza, a pesar de este olvido, la brillantez. La dirección y el guión funcionan con fuerza y de forma correcta. El reparto es numeroso y desigual, pero se caracteriza por ser correcto, pero sin destacar, destaca la intervención de Jim Broadbent, gran actor, que consigue la mejor interpretación masculina del film, ya que Rupert Friend está bastante soso, y su química con Blunt es fría y poco creíble. La reina Blunt hace una buena interpretación con momentos muy notables. La mejor del reparto, sin duda alguna.
Un film histórico lleno de emociones, sentimientos y riqueza artística.

Lo mejor: La excelente ambientación.

Lo peor: Cierta tendencia del film a lo empachoso.