lunes, 4 de octubre de 2010

Crítica: Todo lo que tú quieras


Todo lo que tú quieras: 8,5(****)
Achero Mañas se jugaba muchas cartas en este film. El proyecto tenía más riesgos que seguridades, se ha tirado desde bien alto y ha caído muy de pie, ha sobrevivido, y ha hecho otro gran film que añade a su corta pero excelente filmografía como director. Achero Mañas demuestra su gran trabajo, y dirige con pulso esta difícil historia, sabe diseñar el guión y después plasmarlo, juega a la perfección con su equipo técnico y hace brillar a sus actores, tratándolos con excelencia. La dificultad de la historia es bastante evidente, el film podría haber caído en la lágrima fácil, el convencionalismo, lo repetitivo. Pero Mañas ofrece otra visión, una visión mucho más abierta, que además de analizar la situación concreta de la superación, nos hace pensar en otros temas universales, a la orden del día en tantos y tantos países, especialmente en el nuestro. Una historia singular, sencilla, que se mantiene por el peso del sólido guión, y su preparada atmósfera, la notable fotografía, el buen montaje y el acompañamiento musical, que construyen un hilo que te coge y no te deja hasta dejarte abrumado al final. Pero sin duda, el punto álgido del film es su reparto, de los mejores del año, un reparto más que notable, desde las pequeñas, pero sólidas intervenciones de Ana Risueño y Nwaja Nimri, la díficil y destacable interpretación de José Luis Gómez, el glorioso descubrimiento de Cristina Fernández, todo un riesgo, pero una interpretación cargada de emociones y naturalismo, con una mirada única, hasta el gran trabajo del film, la excelente interpretación de Juan Diego Botto, un personaje muy complicado, lo defiende de forma bestial, de forma apabullante, puede que estemos ante una de las mejores interpretaciones que el cine español ha dado este siglo XXI. Recomiendo ir a ver este film único, bello, pero sobre todo necesario.

Lo mejor: JUAN DIEGO BOTTO, bestial.

Lo peor: La controversia de la temática.