domingo, 7 de marzo de 2010

Crítica: The Lovely Bones


The Lovely Bones: 7(***)
Jackson una vez más se sumerge en su mundo de fantasía, una novela llevada a la gran pantalla pero con su indiscutible sello personal. Jackson juega con el paralelismo de dos mundos, con un doble matiz, con la fuerza de las emociones, la fuerza de los sentimientos y la capacidad de superación. Un viaje apasionante entre la vida y la muerte, entre el amor y el odio, un film que toca los polos opuestos de la humanidad, que se perpetua para reflejar el deseo de alcanzar la plenitud, el deseo de seguir adelante aunque nos caigamos, atrevernos a continuar y saber afrontar el presente. Una metáfora existencial, ya nos regaló Alice Sebold, y la hemos podido presenciar gracias al maestro de la magia. Un film con una fuerza visual impresionante, capaz de cautivar, capaz de mantenerte en un estado de tensión permanente. Sin embargo, la historia resulta a veces demasiado cargante, insustancial, y mal resuelta. El guión trepa irregularmente hacia la cima, pero se queda a menos de la mitad, su escasa originalidad y sus injustificables giros argumentales consiguen empequeñecer la historia, y sobre todo la película, la limitan y hacen que el gran proyecto de Jackson no pase de un film aceptable e interesante, pero no la obra maestra que podría haber resultado. Creo que el conductor del film, es su innegable fuerza visual, gracias a un equipo técnico excelente y generoso. Una fotografía capaz de captar las emociones, de dibujar la frialdad, la dureza, la muerte y de intensificar el tono de la vida. Excelente también el montaje, los efectos especiales, dirección artística...Un trabajo técnico ejemplar y muy atractivo. Una pieza clave en el film es la banda sonora, Brian Eno muestra emoción y pasión por la música, componiendo la bella partitura de esta película, una música agradable, capaz de expresar la tensión, la emoción y con una carga dramática perfectamente adaptable al film. Contraste entre guión flojo y equipo técnico sobresaliente, la incapacidad de mantener un equilibrio entre ambos consigue que no veamos todo lo que esperábamos. Por su puesto Jackson ha contado con buenos actores, si hay que destacar tres pilares dentro del campo interpretativo, destacamos la interpretación de Saoirse Ronan, mostrando la inocencia, la ilusión y el dolor. La obsesión, la crueldad y el resentimiento, son mostrados por un excelente Stanley Tucci, su simple presencia en pantalla logra ofrecer momentos de tensión y emoción para el recuerdo. Susan Sarandon constituye el tinte cómico del film ante tanto dramatismo.
Pieza clave de este año "The Lovely Bones" merece ser vista, por su indiscutible fuerza visual, y porque a pesar de que el guión flojea resulta ser una obra cargada de emociones que nos hará introducirnos en el film.

Lo mejor: Su fuerza visual, absolutamente impresionante.

Lo peor: los inexplicables giros argumentales del guión.

2 comentarios:

Xavier Vidal dijo...

Dentro de nada publicaré la crítica. De momento, concuerdo contigo: es buena, pero con peros. Cargante, sí; bonita, también. Una contradicción. Aunque, como mi profesora de lingüística me dijo el otro día, creo que The lovely bones corre el riesgo de ser denostada injustamente (y todo lo incomprendido atrae).

Saludos! Ya están los resultados del Cineranking Oscar!

ArturO dijo...

Pelicula incomprendida. Y para crear más polemica, me agrada mucho más que las pesada El retornodel Rey y Las 2 torres. Golpe Bajo.
Que mal que la Ronana no haya alcanzado su nominación. Ni su fotografía, ni su Sonido [por mucho el emjor del año]
Saludos...
ya reivindicar esta Obra