lunes, 8 de febrero de 2010

Crítica: Despedidas


Despedidas: 7,5(****)

Para paliar el no haber visto ningún estreno de este fin de semana, he visto uno de los films claves de este pasado 2009, uno de los films más originales y cautivadores del pasado año, una sorpresa en los Oscar, y una chocante historia. El film parte de una base extraordinaria, una historia original, extraña y creíble. El film funciona bastante bien gracias a la originalidad del guión y la fuerza de la historia, pero sin embargo a veces su ritmo decae y se vuelve pesado, o intercala escenas prescindibles, tiene pequeños fallos que hacen que el film no se consolidé a la altura de la historia, se ha aprovechado poco esa extravagancia, y se han introducido escenas que solo aburren al espectador y sirven de base o enlace para unir las partes buenas del film. La escenografía y la ambientación son buenas y resaltan la contradicción del film. Un film que opone vida y muerte con inteligencia, atrevimiento y valentía. La fotografía es interesante y resulta fascinante con el espectacular montaje, que juega con las imágenes de forma concreta y especial. La banda sonora es bellísima, sencilla, pero realmente hermosa. Buen equipo técnico, pero reparto desequilibrado, los secundarios hacen papeles correctos o muy buenos, destacan Tsutomu Yamazaki y Ryoko Hirosue, con respecto al protagonista Masahiro Motoki, en algunos momentos consigue una interpretación auténtica, pero en otros consigue destrozar su personaje sobreactuando de forma absurda.
Un film muy original y único, sin duda alguna, con un juego extraordinario de la poesía humana.

Lo mejor: Su originalidad y su banda sonora.

Lo peor: El sobrevalorado Masahiro Motoki, y las escenas del film que se hacen interminables.