lunes, 5 de marzo de 2012

Crítica: Shame


Shame: 9,5(*****)
Resulta complejo y controvertido tratar un tema tan tabú, como es la ninfomanía, una enfermedad mental, tan grave como otras muchas, pero que en la escala social pierde su sentido y su fuerza, por la pudorosa visión generalizada. Bajo a un cartel sugerente, que podía incitar al misterio, pero también al morbo, el nuevo film del arriesgado Steve McQueen se presentaba. Mucha gente sin duda acudió, acude y acudirá al cine por el morbo, por ver la desnudez del protagonista, su hazaña sexual, pero lo importante es su escaparate social que puede convertirse en una potente inyección de concienciación sobre un tema tan pudorosamente olvidado, y que tanta presencia cobra en nuestro día a día. Bajo un guión complejo, con una estructura medida, y calculada el film sabe tratar todos los matices del desarrollo de su protagonista, tanto a nivel social, como psicológico. Sabe captar la esencia secundaria de las demandas externas al enfermo. Juega con pulso, ritmo y potencia. Sin duda dibuja una historia fulminante, que te deja sin aliento. Este poderoso guión complementa con acierto una serie de elementos que permiten mostrar una obra de estas características. La dirección de Steve McQueen que agarra a todo su equipo y lo capitanea con soltura, y decisión es uno de ellos. Pero también ese pulido desarrollo técnico, especialmente el fugaz montaje, capaz de jugar con el espectador, haciéndole participe de cada emoción, cada desgarro, cada intención. El potente diseño sonoro, la sobrecogedora fotografía, la poderosa banda sonora, y la conseguida ambientación redondean esta periferia técnica. Pero sin duda la gran aventura del film, es la actoral, especialmente gracias a dos actores, por un lado Carey Mulligan que se deja la piel y el alma para dar forma a un personaje controvertido y difícl de valorar. Pero por encima de todo, está Michael Fassbender, él es "Shame" y para él está hecha la película. Una interpretación poderosa, única. Su arrojo carnal, junto a su abertura emocional, merece todos los calificativos que configuran la perfección, porque él la consigue sobradamente con este difícil personaje. Una de las grandes joyas del año, un film necesario, que quedará muy dentro de los que lo sientan.

Lo mejor: MICHAEL FASSBENDER.

Lo peor: El morbo y la gente que lo busca.

1 comentario:

daniel dijo...

Gran critica, concuerdo totalmente. Una cinta excepcional con un Fassbender que se entrega totalmente fisica y psicologicamente a un personaje atormentado.
Un saludo.