miércoles, 8 de febrero de 2012

Otra de críticas:


Gnomeo y Julieta: 6(***)
Una historia simple y bastante llana, evidente y convencional. Su gran problema es su predecible argumento, sus clichés suenan a momentos ya vividos. Es demasiado infantil, su público es bastante reducido. Pero dentro de sus evidencias, destacan un excelente diseño gráfico, la conseguida ambientación, que navega entre el realismo y la fantasía. El guión es monótono y escaso de originalidad, aunque sus momentos cómicos, escasos, son chispeantes. Pero si por algo el film consigue que aguantes con una sonrisa en los labios, es por su aroma sonoro, marcado por la brillante mano de Elton John, que enamora junto a Lady Gaga con "Hello Hello", entrañable y dulce canción que te permite soñar sobre las bondades de la vida.

Lo mejor: La canción "Hello Hello", conmovedora.

Lo peor: Su infantilidad y su simpleza.



Tournée: 8(****)
Una historia ya vista y oída por su carácter de retorno a las raíces, y por la convulsión de las emociones experimentadas, por la fuerza del pasado. Pero el elemento jugoso del este film, es su ágil guión, que convierte una historia convencional, en divertida, curiosa y a veces extravagante. Un viaje a las profundidades del corazón femenino, a las fuerzas del destino, y a la necesidad de supervivencia, sin abandonar la lealtad plena. Un punto muy fuerte que consigue abrir la agudeza de la película, es la trabajada y plena dirección de Mathieu Amalric, que enamora a sus actrices y las lleva a la gloria. Todo el reparto baila, canta, ríe y llora con una credibilidad increíble. La energía y la potencia de su expresividad gestual marca cada una de las escenas, perfectamente perfumadas por la acertada ambientación y la serena fotografía. A parte de fulimar por su perfecta construcción técnica, el film convence por su sutil juego de metáforas y significados. Un delicioso recorrido por la Francia más "Burlesque".

Lo mejor: Mathieu Amalric llevando a la gloria a ese espontáneo reparto femenino.

Lo peor: Su convencionalidad.



Río: 7,5(****)
Una de las películas más infravaloradas de este pasado año. Una aventura única y muy muy divertida. Dentro de sus limitaciones, tales como la convencional historia, los estereotipados personajes, el film juega fugazmente y consigue atraparnos. Enamora a grandes y pequeños por sus vibrantes diálogos, su espectacular diseño visual de escenarios y personajes, pero sobre todo por ese apasionante ritmo. Un ritmo que te incita a viajar hacia los latidos del corazón de una de las ciudades más maravillosas del mundo, Río de Janeiro. Un viaje apasionante y alucinante que te dejará huella. Sentirás su música, su vida, su alegría, desearás volver a disfrutar esta dulce aventura. Mencionar la solidez de su factura técnica, configurada por un excelente diseño de sonido, un complejo montaje y una música chispeante y abrumadora, poder disfrutar "Real in Rio" es vivir la vida con alegría. Una película que debe ser vista, porque independientemente de su simpleza, te contagia una gran energía.

Lo mejor: Su ritmo.

Lo peor: El simple y convencional argumento.