sábado, 10 de octubre de 2009

Crítica: Agora


Agora: 10(*****+)
Sabía que toda esta espera no iba a caer en vano, nuestro querido Amenábar ha conseguido realizar su quinta obra maestra, cinco películas hechas, cinco obras que serán recordadas con el paso de los años. Miedo me daba con encontrarme con un tostón histórico, como varios auguraban, pero esa maestría, esa imaginación de Amenábar le ha llevado a enfocar la historia desde un punto de vista muy intelectual y filosófico. Cada escena en la que la astronomía está muy presente, es tratada con belleza, y con gran pasión y entrega. Unos diálogos cuidadísimos, inteligentes y emotivos, que traspasan la mente y sobre todo el corazón. "Agora" no es solo la historia de una gran heroína, o la historia de la destrucción de Alejandría, sino que es también una historia de amor universal, tan potente y tan intensa que traspasa el corazón y nos enseña el valor de la vida, del amor. Quizás, lo que más polémica generará de este film, es la imagen tan horrible que se da del cristianismo de aquella época, de tal forma que crea rechazo hacia esta religión. Más de 50 millones de Euros han sido muy bien invertidos, la reconstrucción de Alejandría es asombrosa, cada detalle, cada escenario, un decorado grandioso, complejo y bellísimo, hermosa imagen del faro. El resto de la ambientación juega un importante papel en la reconstrucción histórica, complejos vestuarios se unen a la conseguida caracterización física. Un montaje extraordinario, con planos propios del mejor Amenábar. El cual ha brillado en su dirección y en la escritura, junto a su compañero Mateo Gil, de un guión extraordinario, que brilla en cada palabra, en cada reflexión, en cada punto de entrega. Conseguidos efectos visuales. Gran partitura de Dario Marianelli, una música original y apasionante. Los colores de este film son también armoniosamente retratados por la excelente fotografía de Xavi Giménez. Por otro lado, el film cuenta con un reparto amplio y muy creíble. Rachel Weisz se entrega en cuerpo y alma al personaje de Hipatia. Su belleza y su talento transforman la pantalla y la llenan de humanidad. El revelación Max Minghella nos ofrece una extraordinaria interpretación. Todo en este film es digno de alabanza, cada escena borda la trayectoria de esta gran heroína, que acaba teniendo la más dulce y dura de las muertes, a manos de su enamorado criado. Un film que a pesar de su duración, se pasa en un suspiro, por su emotividad, su grandiosidad. Para mi el mejor film que he visto este 2009, desde luego merece la pena gastarse el dinero para ver estas obras de arte, CINE con mayúsculas.

Lo mejor: La grandiosa reconstrucción de Alejandría, la interpretación de Rachel Weisz, el guión y la bella banda sonora de Dario Marianelli.

Lo peor: Algunas escenas se alargan demasiado, sobre todo las que conducen al trágico final.

2 comentarios:

Xavier Vidal dijo...

Ala! Sabía que te gustaría, pero un 10 es demasiado. Podría decirse que la película funciona, pero sus mecanismos son bastante discutibles. Te invito a leer mi crítica: me encantará saber tu opinión.

5 obras maestras!!?? No creo que haya maestría en Abre los ojos... en todo caso, 4, jj.

Saludos Albertaco! Y mucha suerte para esta tarde.

redna dijo...

Que ganas me da tu nota y tu critica de ver la pelicula. Pero hoy no va a poder ser. Una pena. Espero que mañana disfrute de la quinta obra maestra del director (Ami Abre los ojos me encanta, la que me parece que no es una obra maestra es Los otros, una pelicula muy comercial, hay mejores en el mismo genero. Y bueno mejor no hablar de Tesis y Mar adentro, que peliculones!)

Saludos