miércoles, 14 de diciembre de 2011

Crítica: Page One, un año en The New York Times


Page One, un año en The New York Times: 6,5(***)
Por cortesía de Canal + y nuestra querida profesora de comunicación periodística nos llegó este atractivo documental. Un viaje a las entrañas de la "Dama Gris", un recorrido por las vertebras del periódico más importante del mundo, de la actualidad más relevante de la esfera. Un año dentro de la entidad periodística que ha marcado un hito en la historia del periodismo. El film cabalga a medio camino entre lo que se desarrolla dentro de The New York Times, y un análisis acerca de la crisis del papel, y de las dificultades del periodismo hoy en día. En film utiliza una tónica muy subjetiva para debatir acerca de la necesidad de introducirnos en la versión digital del periodismo como única salvación de este, utilizando como ejemplo este gran periódico. Se recogen testimonios de diversos trabajadores relacionados con el sector que intentan hacer mella sobre los diversos aspectos que atacan al periodismo en la actualidad. Los protagonistas de esta universal historia son o muy desgarradores o muy pasivos, la fuerza y el empeño cae en manos de muy pocos, lo que desmuestra y justifica en parte una caída inmediata de la que sólo podrán salvarse unos pocos. La actividad y la lucha por conseguir un periodismo de calidad, por hacer llegar esa imagen a la sociedad, y por querer compenetrar lo clásico con lo moderno, es el objetivo que deben desempeñar estos profesionales, que sirven de margen y de referencia para otras trabajadores que muestran flaquezas y dificultades de este tipo. Esta vertiente tan subjetiva de la película en cierta manera le perjudica, pues pierde mucho rigor periodístico, así como se vuelve tan personal que a veces pierde el interés para aquellas personas que no estamos tan cerca del sector. Sin ser atrevido y arriesgado, resulta interesante y entretenido, con buenos momentos, pero se le podría haber sacado mucho más jugo, podría haber doblegado su emoción, haber arrasatrado a la sala hasta el corazón de The New York Times. Pero se ha quedado bastante a medias quizás por un excesivamente correcto guión que no deja opciones a la hora de impactar. Técnicamente el documental tiene dos factores importantes, el buen montaje que le da mucha agilidad y la acertada música, que se introduce en la mente de esos miembros de la "Dama gris". Un film necesario, pero escaso de matices como para comprender la dimensión de este conflicto tan actual.

Lo mejor: Su coherencia y su precisión.

Lo peor: Su excesiva corrección.