lunes, 31 de enero de 2011

Crítica: También la lluvia


También la lluvia: 9(*****)
Cine social, cine comprometido que arranca de la historia y nos hace reflexionar sobre nuestros errores, un mundo complejo y comprometido nos muestra la fantástica directora Icíar Bollaín, directora que arriesga y siempre gana, y una vez más lo ha conseguido, su película consigue atraparte y te hace reflexionar sobre como actuamos y como tomamos las decisiones de nuestra vida. El viaje de Colón y el viaje de Sebastián y Costa guardan numerosos paralelismos, grandes ambiciones y equivocaciones. El sueño de alcanzar lo que uno más desea, de traspasar a lo largo de los siglos se hace presente en el film, que retrata con fidelidad un conflicto cercano a nuestro tiempo como es la Guerra del Agua de Bolivia, y un momento histórico alejado. La película nos evoca a que utilicemos los errores del pasado para mejorar el presente, para ser mejores y mostrarnos abiertos ente el mundo. El film compromete y de una manera increíblemente ingeniosa. Por otro lado, la película está muy bien contada y hecha, Paul Laverty escribe con maestría el acertado guión, un guión que marca buenísimos momentos y construye personajes capaces de emocionar. Icíar Bollaín sabe dirigir la historia y lo hace con talento y fuerza. Bollaín ha hecho esta película muy bien y se ha rodeado de los mejores, un equipo técnico impecable le acompaña. Hay que destacar la fotografía extraordinaria de Álex Catalán, la banda sonora del maestro Alberto Iglesias, que una vez más demuestra que todo lo que hace está lleno de emociones y permite a las películas navegar con sentido, destacar el buen trabajo de ambientación, el acorde sonido, e incluso unos acertados efectos especiales que saben combinarse con el maravilloso montaje para llevarnos a ver una película cargada de trabajo y esfuerzo. El guión permite personajes humanos y únicos, estos han caído en las mejores manos, gracias al buen trabajo de casting. Luis Tosar sigue demostrando su valía, su fuerza y su valentía dejándonos la mejor interpretación del film, Gael muestra su faceta más intimista y Karra Elejalde sorprende por su atronadora fuerza, pero sin duda la revelación del film, es Juan Carlos Aduviri, brillante, creíble y sincero, empieza pisando fuerte en el mundo del cine, el resto del reparto convierte su naturalidad en credibilidad y nos deja momentos para el recuerdo gracias a su gran equilibrio y compenetración. Una vez más hay que felicitar a Bollaín por deleitarnos con gran cine, se puede achacar a esta película de política, partidista o entrometida, pero no de falsa, porque conmueve por su fuerza y transparencia.

Lo mejor: La dirección de Bollaín, el guión de Laverty y la banda sonora de Iglesias.

Lo peor: Sus tintes políticos.

2 comentarios:

Xavier Vidal dijo...

Esperaba tu reseña de esta peli. Tengo sentimientos encontrados con También la lluvia. Creo que tiene momentos geniales, grandes actuaciones y frases de guión inmensas. Elejalde está genial y se nota que Laverty planificó las escenas hasta la saciedad: casi todas están dotadas de una rotundidad, densidad y sensibilidad poco frecuente en nuestro cine. Pero a la película se le nota que 'se ha cortado mucho metraje', incluso algunas imágenes promocionales de la peli luego no han sido fotogramas de la peli (véase la conversación entre Bernal y Elejalde, casi al final, en lo alto de la montaña; la intervención de Najwa Nimri como reina). Además, la transformación final de los personajes me parece facil, maniquea, obvia, demasiado bienintencionada. Porque También la lluvia peca de cierto izquierdismo y entra en contradicción consigo misma: ¿no está ella misma filmando una película en un contexto de necesidad y crisis? Vaya, que la veremos mil veces, hablaremos de ella mil veces... No soy tan entusiasta, pero como arrasará en los Goya, más vale acostumbrarse a tu nueve que a mi siete, jj. Saludos y perdón por el parrafón.

Sexo, Drogas y Cine Español dijo...

Esta película me pareció muy buena aunque le falta algo. Tiene una gran directora, y buenísimas actuaciones como las de Tosar, García Bernal y Elejalde, pero le falta chicha, un poco más de profundizar en la historia.
Por mi parte, no pasa del 7.