martes, 20 de enero de 2009

Crítica: La clase


La clase:9(*****)
Gran cine de autor, otra vez, consigue realizar la cinéfila nación Francesa, ahora mismo, el cine alcanza su auge en Francia, donde se realizan las mejores películas del mundo. Su forma de abordar temas sociales sorprende y manifiesta su enorme talento. Este film se incluye dentro de la gran filmografía francesa, una filmografía que avanza a la cima del cine. La película es un maravilloso retrato de la educación, la forma en que se desarrolla esta educación en los institutos. donde la oposición de los alumnos y la falta de tacto de los profesores conduce a lo que conocemos como "Fracaso escolar". Es un retrato del día a día, su vida en clase, en el patio. Esas seis horas diarias que pasan los alumnos fuera de sus casas, en esta institución pública, influye en su conducta y su forma de ser. Perfectamente ambientada, con los mínimos detalles que nos encontramos en una clase actual, una dirección grandiosa, un guión maravilloso. Como todos sabemos, el cine francés tiene ese ritmo lento, que hace que muchas películas caigan en el riesgo de ser un "tostón", pero el guión de este film es tan increible, que el guión merece todos los premios que le caigan, es el alma de esta obra. Las interpretaciones son muy naturales y desbordan autenticidad, desde los maravillosos actores que interpretan a todos los adolescentes hasta el profesor de Lengua, deslumbrantemente interpretado por François Bégaudeau. Me gusta mucho como esta historia ha hecho incapié en las diversidad social de una clase. Los gustos de los diversos alumnos, su estilo, su vida, su condición social. Una película que deslumbra autenticidad y originalidad, y que recomiendo que todos los institutos mundialmente, hagan una salida, para ver esta película en el cine, porque es una lección moral.

Lo mejor: La veracidad de la propuesta y el maravilloso guión.

Lo peor: Su lento ritmo no es del gusto de todos.