lunes, 24 de noviembre de 2008

Crítica: El niño con el pijama de rayas


El niño con el pijama de rayas: 7(***)
La verdad es, que esperaba mucho menos de esta película, por lo que puedo decir que me ha sorprendido gratamente. La historia es muy simplona, pero la película ha sabido exprimirla al máximo. Por lo que digo, que el libro que la precede, no es, ni muchos menos, un libro maravilloso. La película está bastante mejor. Su atmósfera es realmente maravillosa, tiene un poderío visual impresionante. La coordinación de la excelente banda sonora, de la sobresaliente fotografía y de los decorados crea un mundo en el que te olvidas de todo lo que hay a tu alrededor. Una historia dura, pero vista de la mejor manera posible. El guión es simple, quizás lo que más flojea de la película. La dirección de Mark Herman, es digna de admiración. Las interpretaciones son bastante correctas, aunque destaco a una madre( Vera Farmiga) y un hijo(Asa Butterfield), por supuesto madre e hijo en la ficción, pero parece, que están unidos por lazos de sangre. Su química es maravillosa. Película que se debe admirar, por lo menos, por hacer de un tema muy duro, un cuento maravilloso.

Lo mejor: La espectacular atmósfera creada por la brillante fotografía, la maravillosa banda sonora y la preciosa ambientación y las interpretaciones de Vera Farmiga y Asa Butterfield y la química entre ambos.

Lo peor: La simpleza de la historia.