miércoles, 19 de octubre de 2011

Crítica: Intruders


Intruders: 4,5(**)
Todos recordabamos aquella magnífica película que elevó a Fresnadillo a lo más alto de la cima, una de las mejores óperas primas que ha dado el cine español reciente, y quizás con ese aliciente nos esperaba uno de sus proyectos más ambiciosos con Clive Owen a la cabeza. Sin prometer nada asombroso nos sugería un gran espectáculo de suspense, pero lo cierto es que el resultado se aleja bastante de ese supuesto terror, esa tensión que intenta captar la historia, que se desmorona conforme avanza la trama, se hace cada vez más absurda, más insustancial, hasta rozar el ridículo. El principal problema del film reside en un guión horriblemente fragmento y diseñado, no solo la historia cojea, sino también la forma de contarla, a veces la película resulta insultante por su resolución tan explícita, los paralelismos inconexos de dos vidas, así como la escasa composición de los personajes, que parece que funcionan como bases para perpetuar el argumento. Fresnadillo ante tal material, no sabe ni dirigir los principales pilares del film, y su trabajo en esta obra es casi ausente. Quizás el punto más fuerte de la película lo tenga el equipo técnico, que sin grandes logros, consigue que la película no se hunda en las profundidades más absolutas. Hay que destacar la aceptable fotografía, el notable montaje, el destacado cuerpo sonoro, así como la correcta banda sonora. En último lugar está un reparto totalmente desaprovechado, Clive Owen está totalmente forzado, y no sabe jugar con la tensión dramática de su personaje, un personaje diseñado con muchas limitaciones, por otro lado tenemos a Carice van Houten que no pinta nada en el film, Ella Purnell que roza la sobreactuación, Daniel Brühl que resulta impostado, sobre todo por la intrusión estúpida de su personaje en la trama, y por último, Pilar López de Ayala que saca con nota su personaje, lo carga de expresividad, de emociones, incluso en momentos más díficiles, como cuando el sobrecargado maquillaje le impide gesticular, ella se esfuerza enormemente por conseguir sacar a flote su trabajo, dentro de esta película cuya base tan nefasta le ha hecho hundirse en un simple producto comercial que quiere copiar lo peor de la industria norteamericana.

Lo mejor: Pilar López de Ayala.

Lo peor: La absurda historia y el ridículo guión.

2 comentarios:

Xavier Vidal dijo...

Aplausos!
Secundo todo lo que dices. El guión es ridículo: dividir la trama en dos tiempos es tonto, y se intuye todo a los pocos minutos. No es espectacular, incluso ni entretiene. 4'5... le puse un 5, pero era redondeo, jjj. Con el tiempo pierde.

Saludos!

Sandra B dijo...

Por fin una crítica que expresa a la perfección lo que pienso de esta película. La verdad es que me sorprendió las buenas críticas que se marca en la blogosfera... no sé si es que yo iba con las expectativas hasta arriba, pero no "sufrí" ni un minuto de tensión y de suspense. Eso sin contar el desperdicio de actores, sobre todo de Daniel Brühl, un papel que no se lo cree ni él. Eso sí, como argumentas, Pilar Lopez de Ayala de histérica, sublime.

Un saludo!