martes, 18 de noviembre de 2008

Crítica : Los girasoles ciegos


Los girasoles ciegos: 7,5(****)
No es la mejor película de Cuerda, como unos dicen, pero tampoco es una basura, como otros dicen. Ciertamente, como ocurre frecuentemente, la película no tiene la calidad de la novela, pero aborda perfectamente la posguerra española. Los relatos de la novela de Alberto Méndez que el señor Cuerda eligió para adaptarlos son muy cortos y por tanto se ha requerido de secuencias de larga duración para aumentar la duración de la película y a veces resultan pesadas. Si se hubiese tratado como más dedicación el segundo relato, hubiera quedado muy bien, pero claro eso descentraba al espectador de la historia principal. Y por poner otra pega, el final ha quedado regular comparado con el buen transcurso de la película. Pero a pesar de todo esto, nos encontramos ante una gran película, que es de lo mejor de este año. Rafael Azcona nos ha dejado, por última vez, un guión espléndido. La dirección ha estado a la altura, como siempre. La bella fotografía, la conseguida ambientación y la agradable música crean un mundo en el que reina la miseria y el dolor. Brillantes interpretaciones de todo el elenco actoral. Destaco a :
Roger Princep: este niño es un genio de la interpretación, con tan solo nueve años hace dos películas y las borda.
José Angel Egido: nos deja una gran interpretación.

Irene Escolar: con un papel breve, pero que deja a uno con un buen sabor de boca.
Martín Rivas: quizás es la interpretación más floja, pero aún así, hace un tremendo esfuerzo para estar a la altura.
Raúl Arévalo: Sublime, como en todas sus películas.
Javier Cámara: Uno de los mejores papeles de su carrera
Maribel Verdú: ¡BRILLANTE!, ¡BRILLANTE!, ¡BRILLANTE!. S
in duda, debería ganar este año, de nuevo, el premio Goya a la mejor actriz.
La película es muy buena, pero si vas al cine pensando en que va a ser mejor que la novela o va a ser la mejor película de Cuerda, te decepcionará. Pero está muy bien. Es una firme candidata para representar a España en los Oscar.

Lo mejor: Maribel Verdú y Raúl Arévalo, realmente esplénd
idos.

Lo peor: El lento ritmo de la película, que no es del gusto d
e muchos espectadores, y las malas críticas que pueda recibir, por razones políticas.