viernes, 14 de octubre de 2011

Crítica: La piel que habito


La piel que habito: 8,5(****)
Vuelta del maestro manchego más internacional, quizás el film más esperado y ansiado por mi y gran parte del público seguidor de Almodóvar. Cuando anunciara este proyecto hace ya más de dos años, la incertidumbre nos llenó la cabeza, y esperamos con ansias el momento en el que el film tuviera sus primeros pases, sus primeros premios, primeras críticas y finalmente el estreno a nivel comercial, ha sido un camino de espera inagotable, en el cual algunos, hemos podido leer la magnífica obra que utiliza como base Pedro, "Tárantula" de Thierry Jonquet, algo que desaconsejo totalmente tras haber podido saborear el film. Los films de Almodóvar siempre originan un seguimiento extraordinario, tanto de público como de crítica, pues pocos directores en el panorama actual pueden presumir de tener un estilo tan propio,tan pulido y tan original, Almodóvar es idolatrado, pero también bastante odiado, por lo tanto sus films son acogidos con pleno subjetivismo, podemos experimentar sentimientos encontrados con sus películas, pero jamás indiferencia, siempre te hacen pensar, reir, llorar, alguna emoción que solo el buen cine consigue. Volviendo a su último y más arriesgado proyecto, podemos contemplar un cambio radical con respecto a sus anteriores películas, Almodóvar ha "envejecido" y la pantalla ofrece esa absoluta visión de este genio, no se trata de un film de terror, si no una historia agobiante, angustiosa, que mezcla diversos géneros, que se mueve por aguas turbulentas, te sacude la cabeza, el alma y el corazón, te deja pensar sobre los horrores de la humanidad, te engaña acerca de la vida y la verdadera identidad, un engaño sutil para que esclarezcas la verdad, se juega el "tipo" para "patinar" sobre escarcha, asume riesgos que solo un realizador de la talla de Almodóvar puede resolver de forma tan sublime, y consigue un final entre lo extraordinario y lo ridículo, de ahí su complejidad, de ahí su enorme fuerza y consistencia. Nos encontramos con un film arriesgado, de gran solvencia y notable resultado, pero quizás esperábamos más del manchego. Pienso que el principal problema que maneja el film y en el que ha caído Almodóvar es rediseñar un estilo complejo como el de esta novela, ha querido "torcer la tuerca", sobre una compleja y enrevesada base, ha querido darle más y más vueltas a la historia, que a veces parece que va a caer en el absoluto ridículo, y que parece fría y distante, luciendo un excesivo barroquismo, Almodóvar se ha equivocado en cierta manera eligiendo un material tan pesado, tan consistente, para autoacercarlo a su estilo y su forma de ver la vida. Aunque no sea del mejor cine Almodóvar, "la piel que habito" es un film muy notable, y que destaca por su madurez, madurez muy bien reflejada en esa factura técnica tan pulida y perfecta, nunca un film de Pedro consiguió tales logros técnicos, destacar la sobresaliente fotografía de Alcaine que dibuja la luz, las sombras y es capaz de captar la temible oscuridad y la angustia humana, con su paleta de fríos colores. Con igual maestría Alberto Iglesias compone una excelente banda sonora que maneja las emociones de forma contenida, para poderlas desatar minuciosamente, un trabajo complejo y exquisito que se complementa con las emotivas canciones de Buika. Antxón Gómez realiza un trabajo de dirección artística de extremada belleza, cada pintura, cada lámpara, cada símbolo del decorado tiene una simbología crucial para el film, el cuadro de Dafne refleja con claro clasicismo dentro de un ambiente hostil y moderno, la situación de Vera, el punto rojo del suelo maneja la tensión, los cuadros saben entender la simbología del film, así como el gusto del manchego por las artes, este magnífico despliegue de sensaciones, es acompañado de un trabajado vestuario, y buen trabajo de caracterización. Y no nos olvidemos del gran José Salcedo, que sabe montar el film con notable mimo y belleza, un montaje que capta los cuidados sonidos, que quieren remarcar una vez más el detallismo de este producto tan complejo. Almodovar maneja la dirección y el guión encabezando este extraordinaria familia, y sin duda, lo que mejor sabe es manejar a sus actores, les hace sacar lo mejor de si mismos, los hace brillar, porque los entiende y los educa, solo él comprende tan bien la visión interpretativa desde su perspectiva. Y efectivamente la mayor parte de los actores dan la talla, destacar al sólido Antonio Banderas en un papel de frialdad absoluta, el excelente trabajo de gestualidad y sensorial de Elena Anaya, que desborda belleza y genialidad, y la fuerza arrolladora de una Marisa Paredes en estado de gracia, y la ingenuidad y el dolor de los dos excelente jóvenes, Blanca Suárez y Jan Cornet. Roberto Álamo es una historia aparte, su interpretación es muy convincente, pero su personaje( el tigre) es un guiño absurdo, y que sobra para el desarrollo del film, para completar la trama, es uno de los peores errores de la película, el resto aporta su fuerza, talento y energía, para completar un reparto que brilla en este film moderno, pero clásico, angustioso, pero delirante, y sobre todo lleno de complejidades, muestra de un cine diferente, único, que Almodóvar intentará ofrecernos por encima de esta crisis de creatividad que asola la sociedad.

Lo mejor: La fotografía de Alcaine, la música de Iglesias y la dirección artística de Antxón Gómez.

Lo peor: Su excesivo barroquismo y el personaje del tigre.

3 comentarios:

Xavier Vidal dijo...

Me encantó leer tu reseña! En breve publico un análisis entre el libro y la película, y la verdad me gustó más la peli de Almodóvar.

Yo sí defiendo el personaje de El Tigre como necesario. Es el personaje que viene a invocar la comedia almodovariana de siempre. Es el detonante para que Marilia se confiese a Vera, para que Vera entienda la psique de Ledgard, y por lo tanto para que sepa cómo tiene que acometer su venganza. También la película habla de una maternidad afectiva (la madre de Vicente) y otra tarada (la de Marilia): es como si Almodóvar hubiese cojido Tarántula enriqueciéndolo con sus obsesiones favoritas (aquí, la maternidad). Así que 'el tigre' sobra, en parte sí, pero en todo caso creo que suma más que resta.

De las demás apreciaciones, no puedo estar más de acuerdo. 8'5? Un poco más! jjj... Hay que verla varias veces (yo ya lo hice 2) para entenderla en toda su dimensión (seguro que le subes unas décimas al revisarla).

Saludos, Albertaco!

albertaco dijo...

jejeje, Gracias por tu seguimiento, difiero contigo respecto lo del tigre, pienso que se podría haber utilizado otro elemento en la trama para darle sentido, me parece un personaje forzado, y bueno yo también la he visto 2 veces, y la verdad he tenido que pensarla mucho, para hacer la crítica. un saludo!

Ismael Cruceta dijo...

Mi peli favorita, por el momento, de 2011. Gran crítica la tuya!