sábado, 21 de febrero de 2009

Crítica: Elegy


Elegy: 7(***)
Por fin he visto esta película que tanto ansiaba ver. Se me había vendido como un producto ambicioso que se había quedado a medio camino entre lo malo y lo bueno. Lo único que tengo que decir es que me he quedado satisfecho con lo que he visto, cierto es que no es una maravilla como "Mi vida sin mí" y "La vida secreta de las palabras", pero es una película bien hecha y bien realizada. Una historia de amor apasionante y una historia llena de dificultades, de lucha, de un conjunto de sentimientos que te muestran un mundo real, un mundo más allá de la imaginación, un mundo estancado en el laberinto de la memoria y de la vida.
Isabel Coixet vuelve a demostrar su gran talento y su magnífico trabajo con los actores. El guión es sencillo, pero sincero. Una música aceptable y correctamente intercalada. Pero sin duda "Elegy" es una película de actores. Una película que reluce por su trabajo. No hay grandezas técnicas, ni alucinantes efectos visuales, sino unos actores enormes. Por ello me refiero a ellos:
En general todos hacen un fantástico trabajo, hasta el que aparece muy poco aporta un granito esencial en la trama del film. Subrayo los más protagonistas:
Dennis Hopper, fantástico, intelectual y optimista.
Patricia Clarkson, tras decepcionar en "Vicky Cristina Barcelona", brilla en este film, y hace una interpretación con mucha fuerza.
Ben Kingsley, es el absoluto protagonista del film, salva todas y cada una de las escenas de manera perfecta.
Y por último, hablamos del brillante trabajo de Penélope Cruz, tierna, luchadora, sensual y desgarradora. Excelente. Este año ha brillado con luz propia, gracias a sus dos magníficas interpretaciones.
Vedla, sobre todo, los "antipenelopistas", porque os dejará pasmados el trabajo de Penélope Cruz.


Lo mejor: Penélope Cruz y su fantástica química con Ben Kingsley.

Lo peor: Que muchos fans de Isabel Coixet no reconozcan que es una obra menor de su directora.