lunes, 13 de abril de 2015

LXXII Globos de Oro 2015. Críticas:

Polvo de estrellas:
"Cronenberg, con su habilidosa capacidad para explotar los secretos más oscuros de la miseria humana, compendia quizás uno de los más arriesgados diagnósticos sobre la decadencia de Hollywood. La definición de personajes, y el enlace de tramas se antoja admirable, y aupado por el abrigo del exceso. Un exceso que puede resultar incómodo, pero que sin duda dibuja la frescura por la que navega todo el relato. No obstante, el film abre tantos círculos, tantas historias, y tantos personajes, cuyas vidas se presentan llenas de matices llegando a un barroquismo tan excesivo, que la película alcanza muy pronto la cima( inundada por el exceso) y por ende se desvía por una resolución facilona y patética. Esta desequilibra un conjunto que se presentaba con estimable capacidad definitoria. La mala baba de la cinta cae en el peligro más inminente, el del abrasamiento entre las ínfulas de la pretenciosidad. Con ello, la película no deja de resultar admirable en su vibrante ejercicio crítico explotado sin tapujos y humanizado por un reparto excepcional, que aunque con ciertos errores de casting, presenta abrumadores ejercicios de garra como el de Julianne Moore. Su composición absolutamente histriónica y extrema aporta una fuerza inconmensurable a un reparto capaz de manejar el exceso de las palabras y las acciones de la forma más notable posible."

Lo mejor: Una extraordinaria Julianne Moore.

Lo peor: Sus derivas finales se antojan rídiculas e impostadas.

NOTA: 6,5(***)


St. Vincent:
"Bajo una apariencia de aparente convencionalidad se configura una fábula ligera, pero llena de ingenio y chispa. Hablamos de una historia que camina a medio camino entre un ejercicio tópico de comedia hollywoodiense y una deslenguada muestra de inteligencia cómica. "St. Vincent" nace con estilo narrativo para definir a sus personajes, para dotarlos de vida y otorgarles frases ingeniosas, pero sin embargo su premisa inicial poco a poco se va atando a las esquinas de la convención para acabar definiendo una postura excesivamente sensiblera y bienintenciona que se aleja de lo que prometía inicialmente. Por encima de todo, la película gana enteros gracias al liderazgo de un Bill Murray extraordinario que configura con su talento prácticamente toda la cinta. Este se apoya en un reparto muy inspirado, pero en especial en una Naomi Watts increíblemente desbordante en un ejercicio muy chabacano y repleto de desparpajo. Ellos aportan la ferocidad que enciende una película lamentablemente dirigida al gran público, pero plagada de dosis de ingenio."

Lo mejor: Bill Murray, secundado de forma notable por una irreconocible Naomi Watts.

Lo peor: Al final camina por la senda del convencionalismo. 

NOTA: 6,5(***)