lunes, 31 de marzo de 2014

LXXXVI Premios Oscar. Reseñas:

Agosto:
"La famosa y premiada obra teatral de Tracy Letts llega a la gran pantalla con un reparto de lujo. Una película que a pesar de ciertos ecos cinematográficos se antoja excesivamente teatral. Y es este punto el que provoca desequilibrios a lo largo de su metraje. Pues cuando la película intenta integrar un lenguaje más cinematográfico desciende considerablemente su nivel, frente a las posturas teatrales que tanta fuerza arrojan. Su mixtura nos ofrece un film apetecible, recomendable, pero que no consigue brillar como lo hizo su antecesora en los escenarios. Aunque técnicamente funciona bien, no hay excesivos meritos de ejercicio visual. Los afilados diálogos muy bien incorporados se antojan junto a un reparto gigantesco como lo mejor de la cinta. Mención especial merecen unas vibrantes Margo Martindale y Julia Roberts absolutamente soberbias, pero sobre todo una Meryl Streep rotundamente perfecta. Su histriónica construcción va más allá de todos los premios y elogios. Firma un trabajo interpretativo absolutamente histórico, soberbio. Ella lleva con fuerza el timón de esta notable película que podría haber aspirado a más."

NOTA: 7,5(****)

Al encuentro de Mr. Banks:
"A pesar de su postura autocrítica, la nueva cinta de Disney no para de sucumbir a los numerosos errores que abundan en sus títulos más olvidables. El endulcoramiento, los discursos folletinescos y la lágrima fácil son los elementos presentes en una película que funciona a ratos. La construcción y justificación de la personalidad de P. L. Travers a través de flashbacks completamente vacuos y a veces ridículos tambalean el aceptable ejercicio presente basado en la relación entre el magnate Disney y ella. Su desequilibrado transcurso hacen que el espectador salga y entre de la cinta sin sentirse nunca cómodo dentro de ella, y concluyendo en una lacrimógena ventisca final. No obstante, no deja de ser una película entretenida, muy buena técnicamente, especialmente a nivel de ambientación y música, pero sobre todo bien liderada interpretativamente. Emma Thompson salva por sí misma la película con un valiente y afilado desarrollado de su sugerente personaje. Su interpretación llena de fuerza una película absolutamente fácil e insulsa."

NOTA: 4,5(**)

Dallas Buyers Club:
"Con forma y contenido de película para televisión la nueva cinta del destacable Jean-Marc Vallée ofrece lo que sugiere. Con forma de biopic simplista avanza a través de grandes saltos temporales, y conforma un producto de vertiente puramente concienciadora y sensiblera. Su americanismo barato y las evidencias de un guion forzadamente lacrimógeno la condenan al sector de películas prescindibles, excesivamente autoconcienciadas sobre su valor moral, y muy beneficiadas por la Academia de Hollywood. Aunque por encima de este camino ciertamente desechable, hay tres personas que dan fuerza a este film. Cierto ingenio visual por parte de Jean-Marc Vallée que da a una película convencional cierta personalidad, y poniendo punto y a parte hay dos actores inmensos que derrochan valentía y humanidad cada minuto del metraje. Un Jared Leto inmenso y un Matthew McConaughey irreconocible tanto por la buena labor de maquillaje y peluquería, como por un trabajo interpretativo inmenso, entregado, descarnado, ofrecido en cuerpo y alma a su personaje. Tres hombres que hacen que transcienda un producto condenado a ser intrascendente."

NOTA: 6(***)

La gran estafa americana:
"David O. Russell se confirma claramente como uno de los directores más queridos por la Academia. Un año más vuelve a conseguir romper récords y números de forma totalmente inmerecida. Su cine no se antoja nefasto, ni siquiera insuficiente, pero la excesiva normalidad de sus productos no merece ser tan laureado. Si su anterior cinta ya se coló de forma excesiva en los Oscar, su nueva película alcanza la barrera de las injusticias consiguiendo nueve inmerecidas nominaciones de diez alcanzadas. La película que salta de la comedia al drama, no ofrece ningún gramo de entusiasmo, de emoción. Su excesiva corrección intenta hacer ruido de forma artificiosa, ruido que se queda sólo en eso, ruido. Pero en ningún momento consigue profundidad en sus personajes, en sus historias y en sus vidas. Todo resulta artificialmente hierático. No es molesta, es entretenida, y se se sigue bien, incluso algunas secuencias son deslumbrantes, pero su vacuidad inunda cada centímetro de la pantalla. Mención a parte merece el notable ejercicio técnico y una Amy Adams que brilla con su primer gran trabajo protagonista al frente de un reparto un tanto desigual, frente a labores remarcables nos encontramos con forzados y ruidosos intentos de transcender, en este lado se encuentra la sobrevalorada musa de O. Russell, Jennifer Lawrence. En resumidas cuentas, película aceptable, pero absolutamente olvidable."

NOTA: 5,5(***)

Nebraska:
El viaje de este anciano para encontrarse a sí mismo bajo el telón frívolo de la locura supone la esperada vuelta de Alexander Payne. Premiada y aplaudida en Cannes su nueva película se plantea como una sólida historia con tintes claramente dramáticos, quizás excesivamente fácil al final, pero sin duda valiente en su humor y sus curiosos personajes. Esta road movie empieza a funcionar de forma ascendente desde el minuto uno, gracias aun guion repleto de buenos diálogos, de curiosas anécdotas y de memorables personajes. Si a este logro añadimos la acertada apuesta estética fundida en la ruidosa (En el mejor de los sentidos) paleta en blanco y negro y un reparto que está más allá del elogio, el resultado es una película más que notable, que se sigue con comodidad. Un film que te hace reír, pero también llorar, consiguiendo profundizar sobre la dolorosa vertiente dramática de sus arrojos cómicos. Aunque el reparto en términos generales funciona muy bien, sólo un Bruce Dern imponente y sobre todo una soberbia, perfecta, admirable, June Squibb consiguen iluminar este viaje livianamente apasionante de fuerza y entereza."

NOTA: 8(****)

Philomena:
"Una historia injusta, intensa, dramática abordada con un guion estereotipado, lacrimógeno, facilón, y muy ligero de cascos. Vuelve el Stephen Frears más light con una película muy descafeinada. La maniquea escisión entre buenos y malos, la coincidencias demasiado fuertes, la forzada postura lacrimógena y la escasa voluntad de sus personajes definen una película fría que funciona por ciertos elementos, frente al tratamiento tan equívoco de una historia que se prestaba a mucho más. El buen ritmo de la cinta, gracias a un sólido ejercicio visual, una siempre genial Judi Dench y una música realmente bella y original elevan una película que a pesar de sus casi molestos fallos consigue entretener desde el primer hasta el último minuto de su metraje. Su facilona postura aleja, pero su envolvente atmósfera permite facilidad en su asimilación."

NOTA: 5,5(***)

The Grandmaster:
"Wong Kar-Wai suele ser sinónimo de cine maestro. Su destacable filmografía lo posicionan como uno de los directores más personales y extraordinarios del panorama contemporáneo. Su nueva apuesta representando a Hong Kong en los Oscar prometía bajo una sugerente campaña visual ser una excelente obra de arte. Pero lejos de ello ha quedado un ejercicio desorbitado, irregular y desconcertante. Querer ahondar en demasiadas historias, personajes, vidas, y rincones espaciales y temporales le ha llevado a este ilustre realizador ha conjugar un puzzle inconexo. Es imposible no perderse entre tanto salto, tanto cambio de torna, y tanta base histórica metida con calzador. Eso sin contar con ciertas evoluciones bruscas de los personajes que llegan a rozar lo ridículo. En la otra cara nos encontramos con una belleza visual extraordinaria. La espectacular fotografía, la preciosa música, los excelentes decorados y vestuarios, los efectos visuales y el logrado montaje consiguen deleitarnos con un espectáculo audiovisual único, repleto de singularidad y belleza. Pero un espectáculo completamente arbitrario, que busca una mala excusa argumental para su desarrollo, y que acaba resultando tedioso, aburrido, innecesario, y completamente desterrable para un realizador de la talla de Wong Kar-Wai."

NOTA: 4(**)