jueves, 23 de junio de 2016

LXIII Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Reseñas:

327 cuadernos:
-Zabaltegui-
"Andrés Di Tella, uno de los grandes maestros del documental latinoamericano, navega en las conclusiones de la memoria a través de los diarios del gran escritor de lengua hispana, Ricardo Piglia. Las líneas de descripción y el continuo ahondamiento emocional en la vida y obra del escritor permite obtener una síntesis curiosa sobre las vertebras de su existencia, y por ende, una curiosa mirada sobre las raíces que le han hecho fermentar toda su interesante producción narrativa. Es curioso el patente recorrido por las diversas vertientes de la vida del artista, como si su mirada constituyera la representación personal de una historia tan convulsa como la de Argentina en el siglo XX. Y es aquí donde apreciamos la división entre un documental de valores psicológicos y filosóficos y un testimonio sociopolítico de nuestra era. Quizás la forma de abordar las dos partes no encuentra su exacta comunión, ya que una provoca admiración en sus pequeños detalles y la otra atiende a un límite lineal y a una epopeya excesivamente subrayada que merma el discurso. No obstante, a pesar de sus condiciones quebradas, Di Tella nos regala un interesante testimonio sobre la historia, el arte y la vida a través de un discurso tan personal como el de Piglia."

NOTA: 7(****)

Las elegidas:
-Horizontes Latinos-
"Parece que la producción mexicana está determinada a contar cierto tipo de historias que sacudan la conciencia social de una realidad inmediata. Y así se plantea este film de David Pablos, que denuncia la injusta prostitución adolescente y las feroces mafias que la posibilitan. El tema, los motivos e incluso la trama no atienden a ninguna novedad. El catálogo de momentos se antoja ya abordado y la temática cae en un uso abusivo de los motivos más recurrentes. No obstante, David Pablos retrata este relato con tanta elegancia y capacidad expresiva que, aunque las deficiones resulten ya asentadas, uno no puede dejar de admirar la refinada belleza con la que se plasma el dolor y la masacre cometida. Es innegable la capacidad de capturar detalles de su realizador, así como la ferocidad de su discurso, que en apariencia amable, maneja situaciones y mensajes de gran crueldad. La espléndida fotografía acompaña en todo momento la historia, que crece en sus logros de poesía visual. Poesía al servicio de una narrativa honesta, que en todo momento deja respirar a sus personajes que toman forma en el ejercicio de un reparto espléndido, donde Nancy Talamantes brilla y condensa toda la explosión del relato, manejando uno de los gritos silenciosos más abrumadores del cine de este año. Una lección de como deleitarnos con historias ya contadas."

NOTA: 7,5(****)


Lejos del mar:
-Sección Oficial-
"Uno de los regresos más esperados en el último Festival de San Sebastián era el del interesante realizador Imanol Uribe, que prometía una vuelta arriesgada sobre las derivas que habían consolidado su cine. Su crónica del terrorismo de ETA resulta de obligado visionado para quien quiera entender la historia de este país a través del cine. Las intenciones de la película y la premisa se antojaban de gran interés, pues posicionar esta lucha entre la ética y los sentimientos no es una de las opciones más advertidas dentro de la producción cinematográfica actual y más contextualizando esta dialéctica dentro de una cuestión tan latente y de tal controversia. No obstante, desde el arranque el film suena a impostura, flaquea en sus opciones visuales, y poco a poco da forma a una trama inverosímil, que acaba sucumbiendo al fracaso más absoluto. La historia y sus personajes carecen de credibilidad. Hay momentos de vergüenza ajena en los que el supuesto dramatismo de las secuencias provoca la risa. Este innegable hundimiento se debe a un guion forzado, incapaz de plantear interesantes situaciones y creador de diálogos nefastos, y lo más importante, pobre en su idea de trascendencia ambicionada. A esto se une una dirección que incapaz de crear atmósfera y posiciones expresivas sólidas, atiende a un minimalismo que se excede en su intento de resultar cercano y acaba derivando en lo plomizo. Es una pena absoluta visionar este film, pues se ve clara la distancia entre sus intenciones y su resultado, y más contemplando realidades satisfactorias como el rico ejercicio sonoro que ofrece la cinta, así como sólidas intervenciones interpretativas. La mirada de Elena Anaya condensa con maestría el dolor y la confusión, dotando, en la medida de lo posible, de verdad a una película que rechina por artificiosa."

NOTA: 3,5(**)


Les démons:
-Sección Oficial-
"Tengo que admitir mi especial admiración por aquellas películas que derivan por cuestiones turbias de nuestro ecosistema social, las cuales muchas veces sucumben al silencio más injusto. El cineasta canadiense Philippe Lesage construye un ejercicio de reflexión sobre la unión entre los fantasmas de la infancia, de claro componente ficticio y nuestra realidad más cruel. El tema del abuso sexual y la continua comunicación con las derivas culturales de nuestra sociedad, y más ubicado dentro de un marco de elitismo social tan claro, es la columna vertebral de un film que maneja muchas espinas que pueden resultar dolorosas para quien las entienda. La película construye con acierto una atmósfera de película casi de terror, gracias en gran parte al solvente ejercicio de dirección, que cataliza poco a poco la tensión que otorga tanta solvencia al relato. No obstante, esta interesante solidez no se da la mano con los objetivos propuestos, que en cierta manera se quedan a medias. Se quedan muchos interrogantes sobre la historia, los personajes y en general sobre el discurso planteado. Las puertas abiertas no son cerradas, y lo que comienza con atino acaba derivando en un producto desmembrado. Motivo por el cual la película, que podría haber aspirado a más gracias a su notable gama de recursos, desaparece al poco de ser visionada."

NOTA: 6,5(***)

London Road:
-Sección Oficial-
"A priori pintaba interesante un musical de estas particularidades, muy alejado de la senda convencional de este género. Pero tras ser visionado, uno no sabe por donde empezar a definir el bochornoso producto que acaba de ver. La película no se sostiene por ningún lado. Puede que disfrutar de Olivia Colman o acomodarse en un acertado trabajo de fotografía sean motivos suficientes para salvar el film, pero ciertamente no. La película tanto en su deriva cinematográfica como musical atiende a tanto ruido que resulta insoportable. Lo que debería explorar las diversas vertientes temáticas del film, que no aparecen por ningún lado, atiende al caos más absoluto con canciones ridículas, actores que cantan tirando a mal y sobre todo con una falta absoluta de base que explique este uso injustificado de la música. Tampoco ayuda, albergarse en la historia que además de impostada resulta soporífera. Salvo las dos cuestiones señaladas anteriormente, todo lo demás grita al ritmo de un necesario final que nos haga salir de la pesadilla en la que nos hemos adentrado."

NOTA: 2(*)

Mia madre:
-Perlas-
"Disfrutar del mejor Moretti, es deleitarse con un cine vivo, con personajes reales capaces de enfrentarse con sentido común a las diversas derivas que les plantea la existencia. La última incursión cinematográfica de este notable realizador atiende a sus posiciones más sólidas al retratar una historia sobre el valor y el amor de la maternidad. La constante posición personal que planea sobre la historia y sobre cada uno de los personajes concede de forma casi incontrolable el don de la humanidad a todo lo que se plantea. Cierto es que lejos queda de la perfección de películas como "La habitación del hijo", pero este film sabe en su sencillez manejar sus cartas para edificar un relato certero, en torno a unos personajes con unos problemas que se podrían acercar a los de nuestra cotidianidad. La gama de voces de una manera u otra atiende al sufrimiento maternal como resultado del inmenso amor que requiere ser madre. Es innegable explotar emocionalmente ante tal verdad y más ante un retrato tan verídico como este. Moretti en sus recursos acerca su personal realidad a la del que disfruta con el visionado de esta obra, que crece en proporciones considerables gracias a la labor inmensa de sus actores. Absolutamente todo el reparto, incluido la excéntrica labor de Turturro (de gran inspiración), atiende a una excelencia no tan frecuente, pero sin duda la nota magna la pone ella. Margherita Buy brilla con una composición tan compleja como honesta derrochando emoción por los cuatro costados. Su excelente trabajo consolida la notable cuestión retratada por el mejor Moretti."

NOTA: 8(****)