lunes, 28 de diciembre de 2015

Crítica: Hablar

XVIII FESTIVAL DE MÁLAGA. CINE ESPAÑOL: 
"Bajo el influjo de una colaboración entre Cristina Rota y Joaquín Oristrell nace un proyecto de dimensiones y consideraciones muy interesantes. Uno podría pensar en la novedad dentro de la producción patria de este ejercicio, y quedarse en el efectismo que ello supone, o amasar el anecdotario manejado para realzar una propuesta repleta de hilarantes momentos. No obstante, el riesgo del proyecto atinaba a otras cuestiones, mucho más complejas, más trascendentales, que en su mayor parte esta película logra verbalizar y mostrar. Así es, Joaquín Oristrell conduce este film a caballo entre el cine y el teatro para hacer una reflexión muy interesante sobre el poder de nuestras palabras, y la osadía que supone su uso en la quebrada sociedad actual. En un barrio como Lavapiés, síntoma de frontera cultural, y en un mes tan silencioso como agosto, la cámara sin pausa alguna recorre las vivencias, las palabras, las miradas de gente anónima, que naufraga en sus miedos, pero al mismo tiempo revela sus inquietudes para hacer de estas el motor del cambio que se intenta alcanzar. La amalgama de voces resulta enriquecedora, tanto por sus "versos", como por sus intenciones. No obstante, a veces se peca de cierta sobreactuación, que merma el atractivo de la cinta, así como se torna prescindible cierto ejercicio panfletario, que radicaliza, y por ende, subraya ciertas derivas, que no hacen más que ahogar la agilidad y naturalidad de la propuesta. Con ello, atendemos a una película notable, que atiende a su arriesgada forma para compendiar un fondo de complejas consideraciones. Película que debe sin duda alguna su admirable resultado al ejercicio de un reparto coral, que dota de ácido, humor e inquietud una función hecha por y para él. Su aporte resulta decisivo para expresar la honesta ofrenda de este film, que intenta hacer balance de los síntomas culturales que se asientan en nuestros imaginarios colectivos."
 
Lo mejor: El riesgo de la propuesta y las voces de su coral reparto.


Lo peor: Sus asomos panfletarios y ciertos pasajes subrayados.


NOTA: 7(****)