martes, 10 de diciembre de 2013

Crítica: La postura del hijo

LXI FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN 2013:
"Hablamos de la nueva ola del cine rumano. Y no es de extrañar mencionar el nacimiento de una corriente muy prolífica en cuanto a producción cinematográfica en este país, pues gran parte de su producción en los últimos años nos ha ofrecido películas muy estimulantes y que muchas veces han copado el liderazgo en cuanto a calidad en sus respectivas temporadas. Bajo el abrazo de Berlín, que le concedió su máximo galardón, Calin Peter Netzer con dos interesantísimos títulos a sus espaldas, presenta una historia poderosa y valiente. De esas películas que siguen manteniendo el cine rumano muy bien considerado, no sólo a nivel europeo, sino también a nivel mundial. Una obra que presenta dos vertientes analíticas muy interesantes. Por una parte se disecciona una sociedad de clases, enferma de su propia codicida, y por otro lado se reflexiona moralmente sobre el concepto de la maternidad y la dimensión del mismo. La lucha de una madre por salvar a su hijo, quebrantando incluso principios morales, es la historia que este realizador nos quiere relatar para hacernos reflexionar sobre la dimensión moral de las acciones, sobre esa delgada línea que nos separa de ese concepto que a veces tan erróneamente denominados mal, sobre los límites que alcanza el amor de una madre. Reflexiones de valía universal, pero que en esta obra se convierten en el retrato social de una sociedad moralmente empobrecida por la diferencia de clases, por el soberano egoísmo de su gente y el olvido patente de su gobierno. Peter Netzer nos dibuja este enigma moral con una credibilidad extraordinaria, gracias a un guion poderoso y necesariamente humano y gracias a su brazo firme dibujando con sencillez el lenguaje de la cámara que ayuda en todo momento a mantener el tono honesto que da consistencia al relato. Por contrapunto, su pausados tempos, y la desequilibrada estructura de la trama, con un buen arranque y un final brutal, pero con un desarrollo un poco tedioso, no permite que el film redondeé su jugada. La incapacidad de Netzer para mantener la misma intensidad dramática durante todo el metraje evidencia su inexperiencia. Inexperiencia compensada por una mente plagada de buenas intenciones y brillantes ideas, capaces de construir un discurso, que algo cojo en sus formas, derrocha honestidad en su contenido. Una sinceridad necesaria para contagiar el ejercicio reflexivo que requiere la cinta y que se presta al servicio de un excelente ejercicio interpretativo coral, que poniendo punto y a parte destaca a un notable Bogdan Dumitrache, pero sobre todo a una sobresaliente Luminita Gheorghiu que nos regala un recital interpretativo que abruma por su credibilidad, su potencia y sobre todo su capacidad dramática para expresar con tanta valentía las necesidades y la continua capacidad de supervivencia de esta madre. Sin duda, un trabajo interpretativo que viene a convertirse en uno de los mejores del año, absolutamente magistral y necesario para esta película. Película, que a pesar de sus carencias, derrama fuerza y valentía por donde camina."

Lo mejor: Luminita Gheorghiu, que ofrece un gran ejercicio dramático.

 
Lo peor: Su ritmo, excesivamente pausado.




NOTA: 8,5(****)