martes, 15 de enero de 2013

Crítica: Volver a nacer


SINOPSIS: En “Volver a nacer” (Venuto al mondo), Diego (Emile Hirsch) y Gemma (Penélope Cruz) sienten un inmenso amor el uno por el otro.  Sin embargo, la imposibilidad de concebir un hijo empaña la felicidad de la pareja y convierte la maternidad de Gemma en una obsesión. En el entorno más hostil, una Sarajevo destruida por la guerra, el destino acabará ofreciéndoles de la manera más cruel e inesperada ese hijo que desean. Años más tarde, Gemma regresa a Sarajevo con su hijo, Pietro, para asistir a una exposición en memoria de las víctimas del asedio que incluye fotografías de Diego, y tendrá que enfrentarse a su pasado.

COMENTARIO 
CRÍTICO: 
"La nueva colaboración de Sergio Castellitto y Penélope Cruz se presenta como una historia de amor, que se ve quebrada o tal vez contextualizada por un hecho histórico como fue la cruenta guerra de Yugoslavia. Tomando como punto de partida la exitosa novela de Margaret Mazzantini, Castellitto define su obra de forma irregular, consiguiendo momentos de gran poder narrativo y visual, que se contrastan con otros que resultan ridículos, y absurdos. La principal culpa de que esta obra intensa no funcione bien, se debe a un guion con muchas costuras. Una de ellas y la principal es esa historia de amor poco creíble que mancha toda la narración, la salpica no solo de tedio, sino también de mediocridad, provocando la risa de situaciones supuestamente emotivas y desviándonos del tema central, la maternidad. No solo la historia de amor resulta estúpida, sino también el personaje masculino protagonista, que empieza ahondar en los clichés y en el folletín mediocre, poniéndole muy díficil a Emile Hirsch su labor interpretativa, el cual, aunque consigue despejar al final, ofrece durante la mayor parte del metraje una nefasta interpretación. Como contrapunto a este gran error de la obra, aparece esa guerra que salva a todos los niveles una película a punto de hundirse. El relato empieza a funcionar narrativamente, la tensión dramática comienza a encaminarse bien, y los personajes empiezan a cobrar fuerza. Al conjugar las dos bases de la obra, el resultado resulta entretenido, aunque nos deja con una sensación de que podría haber sido muy superior. Técnicamente la película no tiene grandes logros, la música no funciona mal, la fotografía es correcta, los efectos especiales están bien hechos e intercalados, y la caracterización física especialmente de Gemma, la protagonista femenina, nos permite ubicarnos sin problema en la dos líneas temporales con las que juega la película, y nos permite asimilar mejor la madurez física y emocional que experimentan todos los personajes, especialmente la protagonista. Mención aparte en la obra, merece una PENÉLOPE CRUZ inmensa, que ayudada de esta buena caracterización, consigue dar forma a un personaje complejo, no solo por su paso por diferentes edades, sino también por la carga emocional que maneja. Si algo merece la pena de la película, es ella, pues consigue con fuerza y desgarro meterse en la piel de una madre luchadora. Excelente composición que eleva de forma considerable una obra al borde de la quiebra, secundada de forma notable por actores como Adnan Haskovic y Saadet Aksoy. En definitiva, una película que en el momento de caer, eleva sus cualidades a la máxima potencia, pero no por ello consigue explotar sus ansiados objetivos dramáticos y/o emocionales."

NOTA: 6,5(***)